Contadores de historias a tiempo parcial con viajes por el mundo sideral

Bucarest

¿Como visitar muchos lugares de europa por poco dinero? Ideas para hacer airhopping

"Viajar te deja sin palabras y después te convierte en un narrador de historias."   Ibn Battuta

Y como bien habéis visto en uno de nuestros anteriores post, si, pertenecemos a ese amplio abanico de la sociedad que busca aprovechar cada pequeño instante de su vida para disfrutar de los viajes y de cada nuevo rincón que podemos observar, y no es para menos, hay tantos sitios que descubrir, tantas personas por conocer, tantos idiomas por hablar y tantas experiencias que disfrutar, que no es para menos.

Por ello, os dejamos otras tres ideas de viajes, no menos interesantes que las anteriores, diferentes...quizás alguna no es tan económica, quizás tampoco son en temporada alta, pero sin duda, son destinos muuuy interesantes que conocer, y sobre todo, sitios de gran envergadura cultural de los que disfrutar. Así que, por favor, pasen y lean!

  1. A CORUÑA-(Escala en Madrid)-COPENHAGUE-AMSTERDAM-SANTIAGO DE COMPOSTELA

    Quizás el airhopping que más caro nos ha resultado, por cuestiones también obvias, estamos hablando de dos ciudades donde el nivel de vida es mucho más alto que el nuestro, y por consiguiente, esto se traduce en precios más caros, sumado que nos trasladamos de un sitio a otro en avión en todo momento.

    Arrancamos nuestra experiencia, por una vez, en nuestra preciosa ciudad natal, A Coruña, no es por ser la nuestra, pero es maravillosa, hemos de decirlo. Desde nuestro punto inicial nos dirigimos con Iberia (mediante escala de 1 hora en Madrid) a la capital Danesa, el modesto pero señorial Copenhague, con una puntualidad pasmosa en los enlaces aéreos, pero con un coste de aproximadamente 165 €.

    Posteriormente, pasamos allí unos días de mucha cultura, frío otoñal de primeros de Noviembre, y mucha, mucha locura ciclista, para trasladarnos a otro punto de locura a dos ruedas, Ámsterdam. El traslado, vía avión, se realizó con la compañía de low cost Norwegian, por un módico precio de 30 €, y que nos dejó, al contrario que otras compañías de bajo coste, en el aeropuerto principal de la capital de los Países Bajos.

    Allí pasamos unos maravillosos días de tiempo esplendoroso, excepto el último día, el más lluvioso sobre la faz de la tierra. Finalmente, de allí volamos a nuestro querido Santiago de Compostela con Vueling, por un precio de 40 €.

    La duración del viaje se estimó de Sábado a Jueves, y el tiempo, para ver las dos ciudades lo consideramos suficiente, incluso permitiéndonos la visita de castillos, y si quisierais, una escapadita a Mälmo, que está a media hora en transporte público de Copenhague, y que nosotros no hicimos por querer impregnarnos de nuestras últimas horas en la capital Danesa.

    Estuvimos en Copenhague desde el Sábado al mediodía, bueno, con unas leves complicaciones de transporte público por una avería, hasta el mediodía de Martes, pasando allí tres maravillosos días.

    El Martes a la hora de comer europea nos dirigimos para volar a Ámsterdam, donde llegamos poco después de las 16 con un traslado al aeropuerto gratuito cubierto gracias a nuestra reserva de Booking, y allí estuvimos hasta la noche del Jueves, donde volamos tarde hasta Santiago de Compostela, en total, dos días y medio bien aprovechados en una ciudad donde tienes cosas para hacer tanto de día como de noche.

    En resumen, un gasto de entorno a los 235€ en vuelos en un viaje de 6 días muy bien aprovechados.

  2. SANTANDER-(llegada a Varsovia)-CRACOVIA-VARSOVIA-SANTANDER

    Polonia es sinónimo de HISTORIA, y por ello creímos que era necesario visitarlo, y si para ello yendo hasta Santander nos ahorramos una escala, ni tan mal, ¿no?

    Evidentemente, aprovechamos el trayecto a Santander para disfrutar de la magnificencia natural de los parajes del norte de España y nuestra tremenda pasión por el senderismo, acompañados del buen tiempo de mediados de Octubre, y tan deliciosa fue la experiencia de partir de allí, que se repetirá en nuestra siguiente propuesta.

    Arrancamos en coche de nuestra ciudad, A Coruña, un domingo de Octubre para disponernos a llegar a Santander a coger nuestro vuelo a primerísima hora del Miércoles. Se aprovecharon Domingo y Lunes para visitar y hacer rutas por pueblos del norte, Cudillero, Luarca, Ruta del Cares, etc. y el Martes llegamos a la capital cántabra.

    El miércoles dejamos nuestro coche en el parking de Parayas y cogimos un vuelo a Varsovia a las 6 de la mañana con nuestra low cost húngara Wizz Air, por un módico precio de 27 €, y llegamos bien temprano a Varsovia, pero ésta no fue nuestra primera parada.

    La red ferroviaria de Polonia es, en mi opinión, una de las mejores que he podido probar en toda Europa. Si bien es cierto que otros sitios tienen fama de puntualidad y demás, los trenes se encuentran bien indicados y ofrecen una bebida gratuita en su trayecto, son trenes cómodos y en su mayor parte de alta velocidad, aunque a veces en apariencia no lo creas.

    Por ello, decidimos que la importancia de la historia que nos podía presentar Cracovia nos resultada de mayor interés de entrada, y tan pronto llegamos a Varsovia nos dispusimos a coger un tren en la Estación Central que nos acercó a la antigua capital del pueblo polaco, ahora desertada por la centralidad que tiene Varsovia, y por un módico precio de 22 €. Llegamos a Cracovia para la hora de comer, y allí estuvimos la parte restante del Miércoles, Jueves y Viernes hasta la hora de cenar. Una vez visitada la interesante Cracovia, cogimos otro tren, esta vez incluso más barato (20€) que nos llevó hasta la capital, Varsovia, a la misma estación inicial de donde comenzamos.

    Varsovia es una capital al uso, y al contrario que Cracovia, no presenta esa calidez de historia que nos abruma, así que pasamos allí la noche del Viernes, Sábado completo y primera hora de la mañana del Domingo, donde nos dispusimos a volar con la misma compañía de vuelta a Santander por un precio de 30 €. Teniendo en cuenta la totalidad de los vuelos y traslados en tren, como podéis ver, aunque fueron escasos 5 días, el gasto fue poco, 99 € de gasto en medios de transporte, y creedme, el dormir allí también será barato.

    La estimación de tiempo, bueno, personalmente habría invertido medio día más en Cracovia, la proximidad a Auschwitz-Birkenau implica que si quieres visitar el campo ya un día casi completo lo habrás invertido en eso, y realmente es una ciudad que tiene mucha vida diurna y nocturna, y un montón de actividades y cosas que visitar; por lo demás, Varsovia es lo que ves, una ciudad reconstruida por las manos de los polacos tras la guerra, y cuyo principal epicentro es el casco "histórico".

    Por ello, si disponéis de un presupuesto bajo, sin duda, éste es vuestro airhopping.

  3. SANTANDER-BUCAREST-RECORRIDO POR TODA RUMANÍA-SANTANDER

    Y hablando de presupuestos bajos, Rumanía supone una opción interesante si quieres hacer un viaje completo para conocer el país.

    Al igual que en el caso anterior, nuestro viaje empezó tras desplazarnos en coche hasta Santander, donde encontramos de Sábado a Sábado un vuelo con la compañía Wizz Air al modiquísimo precio de 54 € i/v, eso sí, con unos horarios de vuelos un poco intempestivos hemos de confesar, pero en fechas cercanas al puente del Pilar.

    La clave del aeropuerto de Santander es que dispone de estos vuelos con compañía low cost, principalmente, en épocas de temporada alta (de Mayo a Octubre, o a veces incluso incluyendo algunos meses más), y hacen que independientemente del coste y tiempo invertidos en el traslado hasta la ciudad cántabra, merezca la pena la suma total, y sobre todo, si disponemos del tiempo necesario para el mismo. Por ello, desde allí volamos hasta Bucarest Otopeni, el aeropuerto principal de la capital de Rumanía, y nos dispusimos a encauzarnos en un viaje por las entrañas del país después de pasar un día espléndido en la capital y alquilar un coche para ello.

    Se trata de un país con un nivel de vida más bajo que el español, y que por tanto, al cambio os resultará barato en su totalidad, pero ya os desvelaremos el recorrido y otras peculiaridades en otro artículo sobre él más adelante.

    En resumen, un airhopping muy completo, en el sentido de que podréis conocer el pais entero, o al menos, sus principales puntos más interesantes en el lapso de una semana y por un pequeño desembolso de dinero, ¿quién ha dicho que viajar no puede ser barato?


Esperamos que estas tres nuevas ideas os hayan supuesto un estímulo más para viajar, ¿por qué? Porque básicamente queremos más contadores de historias, queremos que viváis todas esas experiencias que a nosotros nos vuelven locos y nos hacen sonreír cada vez que las recordamos, y no obstante, porque hay más motivos para hacerlo, si se puede, que para no.

Animaos, viajar es un estímulo para nuestras mentes, una apertura de corazón y cabeza para otras culturas, y sin duda, un recuerdo para subir al...¿Instagram?, que va, a nuestra CPU cerebral. Y vosotros, ¿nos podéis proponer algún airhopping interesante?

Comentarios