CABO SUNIÓN
CABO SUNIÓN

Cabo Sunión

Raúl
Raúl Grecia

Desde los albores de la humanidad, los hombres se han tenido que desplazar por este nuestro planeta. Desde los primeros homínidos nacidos en África lanzándose a la conquista del resto de los continentes, hasta los desplazamientos por motivos comerciales o meramente expansionistas. Pero no será hasta mediados del siglo XVII cuando nazca el antecesor del turismo tal como podemos entenderlo hoy en día.
Este antecesor era el conocido como Grand Tour y era realizado por aristócratas, principalmente de nacionalidad británica, con motivo de su formación. El itinerario del Grand Tour podía ser muy variado, debiendo recorrer Francia e Italia, pero podía suponer también visitar otros países como Grecia.

George Gordon Byron, más conocido como Lord Byron, fue un poeta romántico que realizó este recorrido. Aunque su estancia en Grecia no se puede adscribir a este viaje, pues fue designado para ir allí como miembro del comité de Londres para la independencia de Grecia, bien se puede decir que en su estancia allí quedó enamorado del país, hasta tal punto, que acabó muriendo allí en su afán por conseguir la independencia del país, que fue cuna de la cultura occidental, del Imperio Otomano.

Esto nos lleva a una localización que seguramente haya enamorado al poeta tanto como a mí siglos después, el Cabo Sunión. Este promontorio, servía a los atenienses para otear los barcos que se dirigían a su poli. En este lugar erigieron dos templos, uno dedicado a Atenea y el otro a Poseidón. Lugar privilegiado es este cabo, que permite otear cualquier nave en varias millas de distancia.

Las ruinas del templo del dios del mar que se pueden contemplar en el cabo, ofrecen una estampa maravillosa al atardecer. Allí uno observa la belleza del Egeo, mientras el Sol se pone. Uno se puede sentar en sus acantilados y dejar correr su imaginación e imaginar a los antiguos atenienses que allí adoraban a los dioses.

Y así, con nuestras almas limpias y enamoradas del paisaje, si observamos atentamente a una de las columnas del templo, podremos observar el nombre de Lord Byron grabada en ella, vestigio perenne de su estancia en Grecia y en este emplazamiento. Y con ello podemos preguntarnos, ¿qué versos habrá inspirado este lugar al gran poeta inglés?

Comentarios